Carta abierta al Sr. Jean-Claude Juncker

En estos días donde gracias a la tecnología de la información las palabras viajan rápidamente, no es de extrañar que muchos europeos seamos muy conscientes de que la Comisión Europea y usted personalmente, están presionando al Parlamento Europeo para que se rinda a sus demandas con respecto a la Directiva de Armas de Fuego.

Esta última sólo puede ser descrita a primera vista como una iniciativa precipitada, ya que fue presentada sólo unos días después de los horribles actos terroristas de París. Sin embargo, personas como yo que han estado involucrados en la salvaguardia de los derechos de los ciudadanos, que respetan la ley con respecto a las armas de fuego durante años, son muy conscientes de que la Comisión Europea sólo ha aprovechado el momento oportuno para implementar una agenda política carente de contenido práctico.

También somos conscientes de que gran parte de la agenda ideológica proviene de funcionarios de la policía sueca como Lars Henriksson y Peter Thorsell, este último jefe del Departamento de Armas de Fuego de la Policía Sueca. Antes de que la Comisión Europea presentara la nueva Directiva sobre armas de fuego, Henriksson fue asesor técnico de Fabio Marini (Head of Task Firearms Force en el DG Home), mientras que este último es el técnico denomindo experto para el gobierno sueco, debido a las “gestiones” de su antiguo colega y amigo personal, El Sr. Hänninger, del Departamento de Justicia. La policía no implementó este mismo programa en 2013 aquí en Suecia, debido al proceso de consulta democrática en el que yo personalmente estuve involucrado, que eliminó en la práctica las sugerencias hechas por la policía, por ejemplo, la prohibición de los rifles deportivos semiautomáticos.

Es notable que, por ejemplo, la Comisaria Elzbieta Bienkowska haya presentado públicamente estadísticas absolutamente falsas, en las que se incluyeron estados no miembros de la Unión Europea para justificar la propuesta de la Comisión de una nueva Directiva sobre armas de fuego. Además, es notable que la Comisión Europea ignore las leyes de la UE en materia de evaluación de problemas, análisis de consecuencias y principios de subsidiariedad.

Por supuesto, es responsabilidad de toda sociedad civilizada tomar precauciones con respecto al crimen, el terrorismo, etc. Pero estas precauciones deben basarse en estudios empíricos. No en las intrigas de funcionarios públicos que no distinguen de su punto de vista personal y las leyes que deben defender, ni en la propaganda y mentiras descaradas. La propiedad de las armas por parte ciudadanos cumplidores de la ley no es un problema en Europa, es el contrabando, el crimen y las fronteras sin control lo que deben preocupar a la UE.

Me pregunto cómo puede usted considerarse un buen demócrata, cuando la Comisión Europea bajo su liderazgo actúa de la manera que lo hace. El nacionalismo es frecuentemente descrito en el discurso público como la mayor amenaza para la cohesión de Europa. Efectivamente, es una variable, pero no tanto como la gente como usted, Monsieur Juncker. Al tratar de poner en práctica este absurdo programa, que está creando de forma muy activa, una profunda desconfianza hacia la UE como tal. Es una cuestión de principios que supera en gran medida la cuestión específica como tal.

En una nación como Suecia somos 600 000 propietarios de armas de una población total de 9 millones de personas. Poseemos 2 millones de armas de fuego y sin embargo, hay muy pocos casos de mal uso por año. Sin embargo, el crimen y la violencia armada son cada vez más frecuentes a través del contrabando de armas de fuego militares provenientes de los Balcanes. ¡Un rifle deportivo semiautomático nunca ha sido robado o utilizado en el crimen en toda la historia legal sueca! Sin embargo, es su agenda usted desprecia completamente la evidencia empírica e intenta implementar una política que no tendrá ningún efecto para abordar los problemas reales. Estoy bastante seguro de que la Comisión Europea no es tan ingenua, lo están haciendo de forma deshonesta.

Personalmente no voté para que Suecia se uniese tanto a la UE como a la UEM y estoy cada vez más convencido de mi decisión. Mi pregunta a usted, señor Juncker es: ¿le gustaría demostrar que el señor Nigel Farage y los votantes británicos tenían razón? ¿Por qué debemos ser miembros de una Unión Europea en el que bajo su liderazgo no se tienen en cuenta las propias leyes y políticas de la Unión?

Dennis Andersson,

Analista Político, Historiador, Blogger, Cazador y Tirador Deportivo, Umeå Sweden

Deja un comentario